Mahamudra

Mahamudra

€30,00 Precio
€27,00Precio de oferta

Mahamudra

 

Primera publicación: 2018
Traducido por: Herminia Roura 
y Araceli Servera
Corrección: Albert Roura

  • Sinopsis

    Mahamudra es un término sánscrito que hace referencia a una verdadera experiencia de la realización que podemos alcanzar. Y tal y como se dice muy claramente en este texto, la base del mahamudra se experimenta en la práctica de la meditación sentada. Así pues, aunque sea muy profundo, solo se puede realizar por medio de la simple y directa práctica de meditación, práctica para la cual este libro es una guía extremadamente detallada. La precisión de esa meditación nos permite descansar en nuestra forma de ser natural, y desde ahí somos capaces de reconocer que las esperanzas, miedos y las emociones de todo tipo ya no necesitan verse como obstáculos o logros. A pesar de que en la vida se van creando constantemente acciones que posteriormente producen efectos, hay un estado básico de la mente que es claro, puro y natural. La realización de ese estado es lo que se conoce como mahamudra.

    El título tibetano abreviado es Chagchen dawai ozer, Luz de luna del mahamudra, porque al igual que la luna es la fuente de luz más brillante de la noche que ilumina la oscuridad, las enseñanzas de este libro iluminan la oscuridad de los seres que sufren. Chogyam Trungpa Rimpoché, en el prólogo de la edición inglesa afirma haber utilizado este libro con sus estudiantes «y siempre me ha parecido que comunica, de manera clara y simple, las enseñanzas mahamudra del Linaje de la Práctica».

     

    Del prefacio del traductor de la versión inglesa:

    Esta es una obra clásica de capital importancia, tal y como refleja el hecho de que maestros como el XVI Karmapa o Drukpa Tuksey Rimpoché, cabezas de sus respectivos linajes, pidieran explícitamente a Lobsang P. Lhalungpa que lo tradujera. Y es que este texto no solo contiene riqueza teórica, sino también los métodos con los que realizar la Iluminación, ya que el autor, Dagpo Tashi Namgyal (1512-1587), puso por escrito muchas enseñanzas orales que hasta entonces habían permanecido en secreto.

    Describe las dos fases de la meditación, calma mental y visión profunda, proporciona las técnicas para llevarlas a cabo, pone en guardia contra los obstáculos y aconseja cómo superarlos. La primera, la calma mental, calma las aflicciones de la mente. La segunda, la visión profunda, nos libera de las ilusiones internas y de las miserias que de ellas resultan, nos revela la realidad tal cual es y nos permite ver la unión inherente de todas las cosas.

    De la maestría en la unión de estas dos fases, surge de la sabiduría (sc: prajña), de la cual, a su vez, surge la Iluminación. Esto se debe a que la mente ordinaria, en cada percepción, revela su estado primordial y su íntima conexión con la realidad definitiva. Sin embargo, solo a alguien que haya entrenado la mente en la meditación se le manifestará la mente ordinaria como pura y simple, pero al mismo tiempo profunda y trascendental. Quien medita en el mahamudra mira a la experiencia negativa con una visión directa y se encuentra ante la amable sonrisa de la belleza primordial. Se dice que para quien practica el mahamudra, siempre habrá orden en su vida, incluso en medio del caos; amor en el odio; luz en la oscuridad; alegría en la miseria; iluminación en la confusión.